viernes, abril 06, 2007

Historia de un pollo



Eva, tengo malas noticias para tí. El pollo al que tú, con tanto esfuerzo, intentaste guiar por el buen camino, se ha convertido en una lacra de la sociedad. Ahora anda por el barrio instalándose en paredes y puertas, y por las noches se le dá por picotear a los transeuntes.
Esperemos que reviva el anterior, al que tú dejaste paralítico.