lunes, abril 27, 2009

LECTURA




La idea principal es que sea una lectura diferente: o sea que no hable sólo yo. Quien quiera puede participar leyendo algún texto que le guste, o bien puede aprovechar el espacio para charlar sobre literatura. Así que si les apetece, lleven textos suyos o lo que tengan ganas de leer.
Tenemos el espacio y el tiempo, por lo que creo que podemos hacer que surja algo interesante.
Ya sé que es un poco lejos pero espero que puedan venir!!
Después podemos irnos de cañas por el nuevo (para mí) barrio de Aluche.

sábado, abril 25, 2009

El niño pez




Hoy he visto «El niño Pez» de Lucia Puenzo y he llegado a la conclusión de que atravieso una crisis con la narratividad. Los entramados con los que se me cuenta una historia me molestan, y cuando una película me gusta es, o bien cuando el director se hace a un lado (metafóricamente, claro) y deja que el relato transcurra, o bien cuando todos los recursos se exacerban. En esta película no pasa ninguna de las dos cosas. Por lo tanto, se me hace demasiado claro que se me está contando una historia, y a partir de ahí yo ya no estoy cómoda del todo. Sin embargo, la película no me ha parecido mala.
Arriesgándome diría que es una mezcla entre «La Ciénaga» y «La Teta Asustada», pero que no logra alcanzar a ninguna, quizás, precisamente, porque hay ambientes demasiado similares que ya han sido retratos de manera inigualable por estas películas. La gran diferencia es, en mi opinión, que el artificio de la narratividad se hace demasiado evidente, y la secuencia final (casa de mafiosos, doncella en peligro, disparos, rescate heroico) es la mayor prueba. También es lo más fallido de la película.
Hay muchos puntos desde los cuales se podría hacer un análisis interesante a cerca de «El niño Pez»: la religiosidad latinoamericana mezclada con la mitología local, la relación entre la empleada y la joven de la casa (retratada con maestría en «La Ciénaga»), la vitalidad que genera la empleada en una casa burguesa en la cual sus habitantes están imbuidos en problemas «existenciales» (al igual que en «La Teta Asustada»), el retrato de la frontera con Paraguay, las escenas ambientadas en locales infectos al son de la cumbia paraguaya, etc. Pero me parece que al hacerlo estaría buscando motivos desde los cuales decir que la película me pareció buena. Así que me limito a decir que me parece una película interesante, pero que pienso que no aporta ninguna novedad temática ni formal. Además empiezo a preocuparme porque veo que todo lo que me gustó en las películas de Lucrecia Martel y Claudia Llosa corre el peligro de convertirse en una fórmula.
Si bien es cierto que estas tres directoras (Puenzo, Martel y Llosa) están protagonizando una renovación en el panorama cinematográfico latinoamericano, también es cierto que ese lenguaje corre el riesgo inmediato de convertirse en la fórmula dominante de hacer cine, y que cuando eso finalmente suceda las películas realizadas con este molde habrán perdido la capacidad para contarnos simplemente la verdad.
Habrá que buscar urgentemente nuevas fórmulas.

domingo, abril 19, 2009

La escasa probabilidad de agotar el tiempo pensándolo
me regala un presente fijo: a esto puedo llamarle paz
o puede llamarle angustia
afino los sentidos
y espero que alguien sea cruel
o amable conmigo
y me ayude a decidir.

martes, abril 14, 2009

CASA





Intenté devolverle el brillo a una casa vieja,
llena de polvo.
Mientras yo me ensuciaba,
la casa se ponía más sucia y más vieja.
Su tiempo de esplendor se alejaba inevitablemente
y había tanta oscuridad en ella
que no se podían distinguir las imágenes lindas de las feas.
Muchas astillas se me clavaron en las piernas
mientras limpiaba su piso de madera.

Sin embargo,
era francamente una casa hermosa
los vitrales amarillos
remitían a los días de calma.

Tardé en comprender que
una casa que ha perdido el alma
no puede ser más que una ruina
y sus habitantes sólo pueden ser fantasmas.

lunes, abril 13, 2009

HAY

Hay que recordar que la belleza
también habita en lo miserable.

La gestualidad del miserable
se equilibra
entre lo cruel y lo bello.
La tensión que logra en su movimiento
es tan perfecta
que podría decirse que ese
es su principal cometido:
retar a los conceptos
con su perfecto equilibrio.

Hay que recordar que el amor
dota de argumento a la pesadilla.
Y que la mentira
estiliza lo cotidiano,
de lo contrario sería imposible
encontrar un sentido
entre imágenes desordenadas.

Hay que recordar que el amor del miserable
necesita del dolor
para llenar de vitalidad sus gestos,
de lo contrario no habría
audiencia para aplaudir
su equilibrio.

jueves, abril 09, 2009

Sistema



La mecánica del desahucio en las
manos

(repetición del movimiento
hasta el hastío)



El viento cálido trae
una melodía distante,
la humedad la adhiere al ambiente.
La ciudad sigue su curso
bajo un ritmo aterrador.

Escaparates sin desvelo, abrigos de tamaños sorprendentes
que visten maniquíes al borde del cinismo:
cuerpos inventados
para habitar ciudades flotantes.
Una arquitectura navegable
rodeada de comercios en quiebra
la humedad no favorece a la venta.

A lo lejos se oye la sintonía
con la que se empieza el viaje
(la letra de huida es única y exclusivamente
parecida a sí misma).

Hay una dificultad
para improvisar en el diálogo:
la ciudad flotante se lleva las palabras en sus burbujas de ciudad hervida.

El verde sobrevive desgastado
por debajo del cemento.
Es algo más que la irrefrenable naturaleza
es algo más conciso
y más perverso:
debajo de las calles no hay alcantarillas
hay lava hirviendo.

Y el viento ya no trae nada nuevo
no hay rumores de guerra
a escasos pasos del Apocalipsis
alguien ha cortado el puente.