viernes, abril 05, 2013

El grito




Un cuerpo partido:
la cintura como una
gran boca
rojahúmeda
sin posibilidad de palabra,
anticipación de sangre
y presentimiento hoguera.

Dos cuerpos resuelven la herida
en escisión.

Entonces, caminar como el testigo
insomne de lo enfermo.
Un sueño a la medida del pasado
porque los cuerpos desconocen el relato
en el frío acontecer de los sueños.

No quería que la bocamuda
fuese definitivamente
abierta,
pero la historia estaba escrita,
la escisión tallada en mi nombre,
la herida irrespirable.

Despertar: palabra rota,
irremediablemente doble.