jueves, febrero 27, 2014

Los restos del roto corazón




Quemar el paseo recordado, los gestos y las excusas del jamás.

Entretenida en el crispado atardecer, en la causa
sucia de caricias violentas y sagradas.

Palabras piernas poemas promesas
piedad rota, acostumbrada al exclusivo placer de bocas
desdentadas de arena sedienta.

Y la realidad quema en sus aristas de fragilidad,
sostenida en una respiración antigua           
                                                                    no
me digas nuevas longitudes oscuras…

Ser otra como la única posibilidad certera para clausurar
los paseos envenenados y las sonrisas entregadas
al presente desnudo que rabiosamente
ataca la inocente piel desmemoriada.

no hay antes ni luego ni tal vez
tiempo suspendido, cruce de miradas, amantes inválidos
y violencia extasiada cercenando las fronteras de mi debilidad.

los restos del roto corazón
sin memoria sin lugar sin excusa
tres formas de caminar dentro de una forma de mentir
repetida hasta la insalubre saciedad.

tal vez lo roto sea
algo parecido al dolor de imaginar las secuencias
desconocidas de una conciencia inexistente,
el placer de todo lo que me ignora y me reduce
a unas cuantas súplicas baratas.

dolor 
         dolor 
                  dolor

repetición ajusticiada en un sin sentido sembrado de
despedidas necesarias que incendian las promesas
desplegadas con afán de trascendencia.

La canción encuentra su ruego sola
se pliega al dolor de un cuerpo insulso
y lo bautiza. 


viernes, febrero 14, 2014

Golpes



frágil cuando cae
el número
exacto como si pudiera
conjurar pérdidas
y agonías en
un resplandor crispado casi
absoluto


escindir la herida en dos universos
enfrentados y corruptos
miseria que se arrastra en
los caminos sin
circunstancia clara


ayer fue enumerar
las coordenadas del
fracaso ciego insomne
apalabrado


ayer
constancia sin forma el tránsito
quieto de la memoria
incomparable como una
plegaria sin sombra


 comparezco ante los límites custodiados por
las carencias dadas


(era demasiado tarde
cuando la tarde sorda
resbaló como un aviso)


todos fuimos inocentes tal vez
sólo creímos demasiado
en el silencio incómodo
de esa tarde


permanezco súbitamente
estratificada hecha
materia inerte entre
las dudas y las ganas
de nombre


 sustancia sólida
 hambre de escucha
y mi quieta pálida
inocencia se cubre el rostro en la espera
del golpe
palabra justa para decir
herida

martes, febrero 04, 2014

Traición

la traición sutilmente
se encarna en lo cotidiano dentro
de la piel del nombre

retienes los límites para
que el estallido no sea
totalmente absurdo

pero la traición no
escatima en sus excusas

estructuras transparentes envuelven
las estaciones en su eterna
agonía sin tiempo

repeticiones circulares tantean
la mirada contenida
en la misma habitación devastada
por un viento de palabras
imborrables