domingo, octubre 26, 2014

lo negro



la misma voz reposa
sobre el cuerpo
ajeno

olvidar en distintas intensidades

imágenes encalladas se agitan
y se disuelven en las manos

la piel dicha en fragmentos que ya no
se recuerda


todo está roto 
como el cuerpo que cree
retener la voz
                                                                                                                           
arañar en lo absoluto

límites
que cortan el aliento

lo negro me va creciendo en el cuerpo
sombra súbita que arrasa

toda voz se transforma
en el eco de sus mentiras

elijo no mirar
y cuando abro los ojos
todo lo apacible
 se ha vuelto negro

salvo la luz envenenada que sostiene
la belleza embadurnada de violencia

mirar en la pérdida
el retorno del absoluto desgastado
el absoluto lleno de cicatrices 

de las huellas de mis manos
de mis palabras olvidadas

un lenguaje de la pérdida de lo absoluto
en los fragmentos huérfanos de lo cotidiano