domingo, agosto 30, 2015

Llegar




estar muda dentro
de un estanque de vibraciones
con los sonidos
de este lado del mundo

los insectos me roban la voz

vastedad que derrumba
verde inagotable
en lengua extranjera

un animal muerto al borde del camino
(el gesto del miedo también putrefacto)
apartado por alguien con la piedad suficiente
para evitar el espectáculo de las vísceras
en este remedo de ciudad que no es

hay algo parecido a la angustia
un intento desesperado de existencia
que cuando cae la noche acaba

abandonada mi resistencia
en el animal que se pudre en la carretera
(muerte expectante al lado del camino)
al fin puedo
quizás
gritar